Archivo etiquetado

nueva normalidad

Tips de productividad para hacer home office

en Dinero por
tecnicas-productividad-homeoffice

El home office se ha transformado en parte de la nueva normalidad de muchas personas; a raíz del 2020 el mundo laboral no será el mismo, pues los cambios en la manera de trabajar llegaron, muy probablemente, para quedarse.

Quienes ya lo hacían están acostumbrados a lidiar con los distractores y con algunos riesgos derivados, como el sedentarismo y la soledad (o en su defecto, la compañía de los hijos, roomies o familiares), pero para quienes no lo practicaban puede resultar algo novedoso. En esta taza de café te doy cinco tips de productividad para hacer home office.

1. Crea un espacio de trabajo libre de distractores

El 38% de los mexicanos no tiene un espacio definido para hacer home office.

Termómetro laboral de OCCMundial

Este punto es primordial. Si puedes hacerlo, separa tu espacio de trabajo para evitar distraerte con la televisión, tu familia o incluso las labores domésticas. Si no puedes asignar una habitación específica, al menos mantén tu escritorio como un espacio designado para el trabajo que debes realizar y en la medida de lo posible, asegúrate de indicarles a tus roomies o familiares que ese espacio es como tu oficina y cuando estés en él, te dejen concentrarte.

2. Asígnate un horario

Al 85% de los mexicanos le gusta hacer home office, aunque sienten que trabajan más.

Termómetro laboral de OCCMundial

Es tentador cuando trabajas en casa posponer ciertas tareas que, de trabajar en una oficina, harías en un horario regular. Pero esto solamente pondrá desorden a tus ciclos de sueño y te volverá irritable, es mejor organizar tus tareas para realizarlas en un horario determinado y parar de trabajar cuando acabes con tus tareas del día.

3. Utiliza un gestor de tareas

Quizás en tu trabajo ya utilices alguno, muchos sistemas como Monday te permiten organizar tu trabajo, asignar tareas a tus compañeros, poner fechas de entrega y visualizar el avance de los proyectos en páneles amistosos y coloridos. Otra alternativa para estos propósitos la encuentras con Asana, que tiene una versión gratuita que se puede convertir en una cuenta Pro con más funciones, como visualizar tus listas de tareas como diagramas de Gantt. De esta forma, cada vez que te sientes a la computadora sabrás qué hacer para cumplir las metas a diferentes plazos.

4. Date pausas

No es contradictorio. Está comprobado que darte pausas esporádicas aumenta la productividad. Puedes aprovechar para estirar las piernas, ir por un snack y evitar el sedentarismo. ¿Conoces la técnica pomodoro? Mira el siguiente video para saber en qué consiste.

5. Mantén una buena comunicación con tus compañeros

Quizás una de las grandes desventajas del home office es la falta de contacto con tus compañeros o clientes, lo que puede retrasar el trabajo o generar confusiones. Existen herramientas para realizar videoconferencias, como Zoom, Google Meet (en lo personal, mi favorita) o Microsoft Teams. Úsalas a tu favor tanto para aclarar dudas de trabajo como para disfrutar de la compañía de otras personas.

Estos son algunos tips que me han funcionado para trabajar de manera remota, como freelancer y, en general, para organizar mis tareas cotidianas. Platícame en los comentarios qué técnicas te sirven a ti.

Autocuidado en tiempos de pandemia

en Salud por
mujer autocuidándose

El autocuidado hace referencia a prácticas que tienen por objetivo mantener el propio bienestar. Cuidar y ser cuidado son funciones indispensables para preservar la vida, y en tiempos de la pandemia ocasionada por el COVID-19, tener presentes estas prácticas es de gran importancia no solo para protegernos del virus, sino para mantener nuestra salud mental. En este artículo te platico qué es el autocuidado y algunos tips para practicarlo.

Amarse a uno mismo es el inicio de un romance que dura toda la vida.

Óscar Wilde

¿Qué es el autocuidado?

El concepto de autocuidado ha ido evolucionando y se ha enriquecido a lo largo del tiempo. Pensemos en los griegos, que practicaban corrientes filosóficas como el estoicismo, llamada por ellos “el cultivo de sí”. Esto consistía en lograr el dominio de las pasiones valiéndose de la virtud y la razón, para alcanzar la felicidad prescindiendo de las comodidades, los bienes materiales y la fortuna. Para los griegos, era importante cuidar tanto del cuerpo como del alma.

Posteriormente, con la influencia de la tradición judeo-cristiana y los avances en la medicina, lo que entendemos por cuidado evolucionó; en la lengua inglesa se introdujeron los conceptos de care, relacionado con funciones de conservación como alimentarse, vestir para protegernos del ambiente, dormir bien, entre otras enfocadas en aspectos fisiológicos; y también el concepto cure, relacionado propiamente con curar enfermedades.

Actualmente, además de estos tipos de cuidado se llevan a cabo acciones de promoción y prevención de la salud, enfocadas en evitar enfermedades o en tratarlas. La promoción de la salud procura desarrollar habilidades personales en los individuos como mejorar hábitos que beneficien a su mente y cuerpo.

De tal suerte, podríamos definir el autocuidado como las acciones que una persona lleva a cabo para conservar su salud física, emocional, mental e incluso financiera. Es un ejercicio personal de preguntarse ¿cómo estoy?, ¿qué necesito? y llevar a cabo acciones que nos satisfagan.

Practicar el autocuidado

El autocuidado es una cuestión personal. No se puede forzar a alguien a practicarlo. Está ligado a la experiencia de vida de cada individuo por lo que es diferente para cada persona; si se tiene alguna enfermedad crónica el autocuidado será diferente que si se goza de una mejor salud. Sin embargo, podríamos generalizar las siguientes áreas del autocuidado: lo que atañe al autoconocimiento, lo que atañe al autocuidado físico y finalmente, lo que atañe al autocuidado psicológico.

Autoconocimiento

¿Te ha pasado que una persona que conoces de repente “estalla” porque acumuló estrés? Tenemos frases como “fue la gota que colmó el vaso” para expresar cuando una situación sobrepasa a una persona. 

En otros términos, lo que sucede en estos casos es que la persona fue acumulando una serie de emociones en las que no reparó, en las que quizás no puso límites y finalmente perdió el control. El autoconocimiento parte de la autoobservación y la identificación de las emociones o los cambios físicos que experimentamos, y en lo que decidimos hacer con esas emociones o cambios.

Para que las situaciones no nos sobrepasen y podamos mantener las riendas de nuestras vidas, es importante autoobservarse; conocer nuestro cuerpo y emociones para manejarlas de una manera objetiva, en lugar de poner la ira, la tristeza o la desesperación al volante.

Autocuidado físico

Quizás este tipo de autocuidado sea el más popular, pues culturalmente se ha dado más importancia a nuestro cuerpo que a nuestra psique. El autocuidado físico consiste en:

  • Alimentarse adecuadamente
  • Hacer ejercicio
  • Dormir bien
  • Mantener una buena higiene corporal
  • Realizarse chequeos médicos
  • Si se tiene alguna enfermedad, llevar el tratamiento recomendado por los profesionales de la salud

Autocuidado psicológico

El autocuidado psicológico se ha relegado a un segundo plano por cuestiones culturales, pero cada vez se encuentran mayores razones para darle importancia; se sabe incluso que la tristeza y la depresión debilitan el sistema inmunológico. Algunas prácticas de autocuidado psicológico son:

  • Desarrollar autoestima y empoderamiento
  • Tener un sentido de pertenencia y razón de ser
  • Mantener buenas relaciones sociales y personales
  • Cultivar la espiritualidad

Autocuidado ante el COVID-19

Adicional a estas acciones, durante la pandemia por COVID-19 es indispensable seguir las medidas impuestas por las autoridades sanitarias, a saber:

  • Lavarse las manos frecuentemente
  • Usar máscaras o cubrebocas en presencia de otros o en espacios públicos, excepto si se está haciendo ejercicio físico (está demostrado que reduce la capacidad para respirar y el sudor promueve el crecimiento de microorganismos)
  • Evitar en la medida de lo posible el contacto con multitudes y en su defecto, mantener una distancia de al menos un metro

Sigue nuestra sección Salud para más tips de autocuidado e información relacionada. También visita nuestras redes sociales.

Ir a inicio
Todos los derechos reservados, 2017 © Desarrollado por Letras Laetas.